miércoles, 4 de octubre de 2017

LA ESTRUCTURA DE LOS TEXTOS SEGÚN SU TIPOLOGÍA


Créditos

Os dejo a continuación los tipos de estructuras más comunes en los distintos tipos de textos. Esta información procede del blog "aprender a aprender".

LA ESTRUCTURA DE LOS TEXTOS NARRATIVOS

     A la hora de determinar la estructura de los textos narrativos es importante tener en cuenta los cambios en las formas textuales, ya que el discurso narrativo predominante, la narración, se combina con otros tipos, sobre todo con la descripción y el diálogo. En los pasajes descriptivos el narrador aporta detalles sobre el ambiente en el que se enmarca la acción y sobre los personajes que intervienen en ella. Además, para hacer más vivo el relato, el narrador cede la voz a los personajes incluyendo pasajes dialogados.

     La estructura básica que viene determinada por el orden cronológico de los acontecimientos es la siguiente:

- PLANTEAMIENTO: Es el principio del relato. En él el narrador presenta a los personajes más importantes; sitúa la acción en el tiempo y en el espacio y plantea la situación inicial que da origen al conflicto.
- DESARROLLO O NUDO: Es la parte central, en la que se desenvuelve la acción o conjunto de hechos que suceden tras producirse el conflicto.
- DESENLACE: Es la conclusión del relato. En él se resuelve el conflicto de la historia, dando lugar a un final feliz o desgraciado. Éste será cerrado si se resuelven todos los conflictos planteados, o abierto, si se dejan a la imaginación del lector.

     Se debe tener en cuenta que este tipo de estructura se refiere a una obra completa y que en los fragmentos propuestos para su análisis esta disposición de ideas es muy poco probable que aparezca en su totalidad.

LA ESTRUCTURA DE LOS TEXTOS POÉTICOS

     Para determinar la estructura de los textos poéticos conviene tener en cuenta algunos aspectos:

+ La estructura métrica elegida (tipo de estrofas y versos), que suele guardar relación con el contenido.

+ La estructura sintáctica de los enunciados, que resulta fundamental para comprender correctamente el poema y que puede coincidir o no con la estructura métrica.

+ La situación comunicativa, en especial, la identificación de los interlocutores: ¿quién habla?, ¿a quién se habla?

+ La combinación de las formas textuales básicas descriptivas, narrativas, dialogadas...

+ Elementos gramaticales tales como pronombres personales, tiempos verbales, adverbios...

      A continuación, destacamos los modelos organizativos (estructuras) más frecuentes:

a) Esquema de reiteración: Son los más habituales, ya que en ellos se fundamenta el ritmo, elemento definidor del texto poético. Además, son esenciales para lograr la cohesión textual y captar las ideas principales del texto, puesto que todo lo que se repite, destaca. Por ejemplo, "te quiero" de Luis Cernuda o "Fidelidad" de Blas de Otero.

b) Esquema de contraste: El poeta presenta dos realidades antagónicas sentimientos, situaciones, ideas, cuyo contraste le sirve para estructurar el contenido: yo/tú, pasado/presente, aquí/allí, presencia/ausencia... Por ejemplo, "Allá en tierras altas" de Antonio Machado.

c) Estructuras comparativas: Se utilizan para definir o comparar conceptos. Miguel Hernández usa la comparación en el soneto que empieza "Como el toro...".

d) Estructura inductiva, deductiva y circular: "Hombre" de Blas de Otero presenta una estructura deductiva y "Donde habite el olvido" de Cernuda, circular.

LA ESTRUCTURA DE LOS TEXTOS DRAMÁTICOS

     El texto dramático o teatral es un texto literario concebido para ser representado en un escenario y se define fundamentalmente por la presencia del diálogo, como texto principal, y por los apartes, como texto secundario.

     En cuanto a su estructura externa, es habitual la separación en actos, normalmente tres, que se establecen en función del tiempo y del desarrollo de la acción. Los cambios de acto se indican con la caída del telón, la intervención del coro, el cambio de luces, etc... La acción puede organizarse también en cuadros, que se establecen en función de las variantes de espacio, ambiente o época. Las escenas vienen dadas por la entrada o salida de algún personaje, y todo ello dirigido por las acotaciones que nos aporta datos muy reveladores para entender y situar adecuadamente el contenido de los diálogos.

     Los fragmentos seleccionados en la prueba de Selectividad pueden no corresponder a escenas completas, en cuyo caso se pueden analizar los llamados intercambios, fragmentos del diálogo con un mismo núcleo temático. Cada uno de estos intercambios, está a su vez dividido por un número determinado de intervenciones de los personajes.

LA ESTRUCTURA DE LOS TEXTOS EXPOSITIVO-ARGUMENTATIVOS

     Este tipo de estructura es la que se emplea en los textos periodísticos de opinión (editoriales y artículos de opinión). Se suelen distinguir las siguientes partes:

+ Presentación: Sirve para citar el hecho, noticia o idea que justifica el texto, presentar el tema sobre el que se va a argumentar, atraer la atención del lector y presentar la tesis o postura del autor.

+ Cuerpo argumentativo o argumentación: Aporta las razones que sostienen la tesis: los argumentos. Estos pueden ser de las siguientes clases: causa; consecuencia; comparación o analogía; ejemplificación; cifras, datos y otro tipo de información objetiva; argumento de autoridad; proverbios o refranes; otros...

+ Conclusión: Es el final del texto donde se confirma o se refuta la tesis y se recapitulan argumentos principales. Se puede cerrar el escrito con una interrogación o con una frase ingeniosa.

     Según el lugar que ocupe la tesis se suelen distinguir varios tipos de estructuras:

a) La estructura propia de los textos argumentativos es la de encuadre: tesis al principio y en la conclusión.

b) Es deductiva o analítica si la tesis aparece al principio y a continuación, los argumentos.

c) Es inductiva o sintética si figuran primero los argumentos o hechos y la tesis se desprende al final como una conclusión lógica.

     Por último, hay que aclarar que la tesis, a veces, no aparece de forma explícita y hay que deducirla de los argumentos aportados. Por otra parte, cualquier hecho o idea puede emplearse como prueba a favor de una determinada conclusión.